Pero, ¿qué es y dónde está la VÍA FRANCÍGENA?

Resulta ser la gran autopista de Europa, desde una temprana Edad Media en la que un tal Sigerico, que con 40 años fue nombrado Obispo, hizo que sus sandalias le llevasen desde Canterbury, ciudad en la que residía, hasta Roma. Mientras unos dan la vuelta al mundo en 80 días, Sigerico llevó a cabo su camino en otros 80 días, de los del año 990. Unos 20kms por jornada.

Era la Edad Media y la mezcla entre el inminente presunto fin del mundo del año 1000 y el fervor religioso, hizo que poco a poco esta vía se convirtiese la mayor peregrinación del Cristianismo en los siglos posteriores, superando con creces al Camino de Santiago. Siendo así que acabó por conducir no sólo a peregrinos sino también a comerciantes, banqueros, escritores, trovadores… desde el norte de Europa hasta la próspera Roma.

Fue en 1985 cuando el arquitecto Giovanni Caselli recuperó la vía a partir de los manuscritos que el propio Sigerico trazó en su camino de vuelta hacia Canterbury. Desde entonces las sendas redescubiertas y que en aquellos tiempos se convirtieron en una red de carreteras usada por viandantes de numerosas naciones y lenguas, se convirtieron en una nueva excusa para redescubrir paso a paso y lentamente la Europa Occidental. Si bien a día de hoy no tiene el tránsito del Camino de Santiago, poco a poco aumenta el flujo de peregrinos, que logran explorar una tierra llena de colinas, iglesias románicas, aldeas medievales y fortificaciones, que transportan al espíritu a épocas en las que el contacto era más real que virtual. A épocas en la que era más importante la orientación que se recibía de las gentes en torno al camino que de un frío e inanimado GPS.

LA RUTA

MAPA VIA FRANCIGENA Pincha en la imagen para agrandarla

Pincha en la imagen para agrandarla

La ruta hoy día no está ciertamente acondicionada en su totalidad. Cada tramo de vía está a merced de los intereses turísticos y por ende económicos de las regiones por las que pasa. Así por ejemplo en Francia, cada región es la que se encarga de señalizar y balizar cada tramo de la Vía. Esto hace que resulte dificultoso encontrar el camino. Asimismo, si bien existen algunos libros sobre el recorrido, prácticamente ninguno la recorre en su totalidad. Ni siquiera hay un mapa completo. Sólo Italia es el país que más se ha preocupado por recuperar la vía en los últimos años. Esto ha hecho que tal y como ocurre con el Camino de Santiago, sólo se considere la Vía desde la parte italiana, desde el Valle de Aosta. Como el Camino de Santiago se considera casi sólo desde los Pirineos, en su parte española.

EL PROPÓSITO
Por un lado escribir esa guía completo del recorrido que universalice la Vía Francígena. Por otro lado buscar en medio de la cada vez más caótica Europa lugares de reencuentro con la naturaleza y la espiritualidad. Y por supuesto, al igual que Sigerico, afrontar una de las principales pruebas de resistencia física y emocional llegando a los 40 años.

CÓMO
Lo fácil sería usar la tarjeta de crédito para comer y dormir. Sobre todo si uno la tiene llena. No es el caso. Así que igual que algunos de los principales viajeros confían en la bondad de las gentes de tierras lejanas y hostiles, el deseo es ahora comprobar si la hostilidad y lejanía están más cerca de lo que pensamos o la bondad y el calor de la acogida sigue siendo principales características de los europeos. El presupuesto es ciertamente pequeño.

MAPA VIA FRANCIGENA

Pincha en el mapa de la Vía Francígena si quieres agrandar la imagen

Anuncios