De Guînes a Wiscques buscando a alguien

Giovanni y Federico sin querer me han adelantado el propósito de mi viaje. Y hasta ahora no me había dado cuenta hasta que me vino a la cabeza tratando de dormir en Guînes mientras unos ingleses partían en dos la paz del camping a csausa de la final de la Champions League.

Y seguí pensando en ello por el camino a la Abadía de Wiscques donde dormir esa noche bajo la niebla intensa. No se puede ver ni las malas intenciones. Fue en Quercamps, tras un vaso de Calvados, invitación del paisano dueño del bar donde paramos, cuando les dije que ya lo sabía. Busco a alguien en el camino. Ahora sólo tengo que seguir las pistas.

Y así lo hice durante todo el camino bajo la niebla intuyendo el paisaje verde, por la carretera, la que hasta ahora ha sido nuestra guía en el camino.

Sor Lucía nos recogió esa noche en la Abadía de Notre Dame de Wiscques. Ella y un grupo de cristianos católicos de base que alucinaron con la idea de llegar hasta Roma. Les pregunté si sabían a quién debía yo buscar, y sin saber la respuesta bajamos a una antigua bodega, ahora convertida en capilla, en la que oramos y charlamos por lo bonito que sería una Europa con menos políticos, y más pueblo, más gentes que trataran de comprenderse.

Dejé de pensar en ello con la botella de sidra que pudimos birlar a las monjitas. A su salud.

Los italianos buscando a Astérix en Pas de Calais

Los italianos buscando a Astérix en Pas de Calais

Anuncios