El delfín británico que decidía entre ser un vagabundo o un peregrino.

A veces por el camino te encuentras con algo parecido a lo que quieres ser. Harry Bucknall, 46 años, escritor de viajes, es un ejemplo de ello, si no fuera porque es británico. Con mucho glamour y tras más de 12 años de servicio en el ejército de Su Majestad, y de varios años de trabajo en la industria del petróleo y la minería en Oriente Medio, cambió el paso para producir en el teatro Fringe de Londres, sentarse en el panel de los prestigiosos Premios Laurence Olivier y actuar de revisor en el Arts Council de Londres. Desde entonces, escribir y viajar se ha convertido en su pasión.

En mayo de 2006, salió de Londres a Venecia y recorrió el archipiélago griego, para volver y escribir “In the dolphin’s wake”, la historia de su viaje. Desde entonces aparece frecuentemente en la BBC, escribe para The Sunday Telegraph, The Spectator, Sunday Times, Travel Magazine, Irish Independent, Country Life y diversas publicaciones de viajes. Vive a caballo entre Londres y Dorset con su errante amigo Sam, un perro de raza Jack Russell Terrier quien le acompaña en la escritura de su próximo libro, “Like a tramp, like a pilgrim”.

MOVIMIENTO LÍQUIDO: ¿Cómo decides tus viajes? ¿Tal vez por inspiración?
HARRY BUCKNALL: En mis libros de viajes busco dar a mi lector un sentido del viaje y del lugar. Muy a menudo él o ella sólo puede soñar con los viajes que me comprometo por motivos de trabajo o por compromisos familiares, por lo que quiero que tengan la sensación de que están en el viaje conmigo. Probablemente puedes convertir un viaje en algo inspirador pero siempre trato de elegir los destinos que me inspiran previamente y, como tal, siempre habrá un grado de “romántico” en mis proyectos, junto con un montón de personajes de la cultura, historia e interesantes que he conocido a lo largo del camino. Estos son los elementos de la vida con los que disfruto escribiendo y trato de crear ese sentido de pertenencia y de sentimiento al viaje. Así que es la inspiración la que más decide en mis viajes. Rara vez opto por el sensacionalismo, prefiero un enfoque más clásico de viajar “por escrito”.

ML: ¿Viajar es una nueva moda de la clase media o una nueva forma de vida?
HARRY BUCKNALL: La gente siempre ha viajado, ya que está en la propia naturaleza del hombre. Hoy, con una mucho más grande y próspera “clase media”, mucha más gente puede permitirse el lujo de viajar. Sin embargo como esta clase media es pobre en tiempo, sus viajes tienden a ser más rápidos con menos inmersión cultural y social y más cómodos. Cierto es que esto puede abrir los ojos a mayores ideas y aventuras.

Realmente no hay nada nuevo acerca de los viajes, sólo el hecho de que todos podemos viajar mucho más y más fácilmente, lo que supone una gran cosa… Pero nada más.

ML: Recientemente has hecho un peregrinaje de más de 2.000 kms. ¿Sientes que tienes algo más que un poco de material para tu nuevo libro?
HARRY BUCKNALL: “Like a tramp, like a pilgrim” (“Como un vagabundo, como un peregrino”), mi próximo libro, va sobre mi caminata desde Londres a Roma. Escribir para mí, no es un ejercicio mecánico, es una experiencia profundamente interior, como el gran Howard Jacobson escribió esta semana en The Spectator, “el viaje es probablemente la mejor parte del proceso de publicar”. No se puede emprender un viaje como una peregrinación de esa longitud, que requiere resistencia física, y, a veces, angustia mental, si no estás “tocado” por dentro de alguna manera más allá que ir de viaje.

ML: ¿Cuál fue la mejor experiencia en el camino? ¿Y lo peor?
HARRY BUCKNALL: Lo peor sin duda los largos períodos de soledad. Y lo que me refiero como pura “vacuidad mental” fue el reto más difícil de superar. Estos momentos disminuían cuanto más avanzaba el viaje.

Y lo mejor sin duda fue la gran ola de incuestionable bondad humana, la amistad y la camaradería de mis compañeros peregrinos lo que hizo del viaje un verdadero placer.

ML:¿Existe en los caminos un nuevo tipo de nómadas y nuevos peregrinos o simplemente de vagabundos?
HARRY BUCKNALL: Ha habido, en los últimos 30 años, un resurgimiento enorme del concepto del peregrino. Y sin duda el Camino de Santiago está para dar testimonio de eso. La gente es mucho más mundana ahora, y alejada de la Iglesia en sus vidas cotidianas por muchas razones. Por ello siento que la mayoría de los “peregrinos” realizan estas largas caminatas más por su propio bien personal que por un verdadero sentido religioso del término que, sin embargo, permanece en el corazón de cualquier peregrinación por la naturaleza de su destino. Los vagabundos y los nómadas son más sinuosos en su viaje. El peregrino tiene el propósito y la dirección claros. Por lo tanto, sí, la naturaleza de los peregrinos, así como la naturaleza de la peregrinación, ha cambiado con el tiempo.

ML: ¿Qué actitud debe tener un viajero para iniciar un nuevo viaje?
HARRY BUCKNALL: Debe abrir su mente, estar deseoso de aprender, listo para la experiencia en todas sus formas y aprender a mirar con los ojos y el corazón.

Harry Bucknall en Viterbo en medio del proceso creativo

Harry Bucknall en Viterbo en medio del proceso creativo

Harry Bucknall como peregrino

Harry Bucknall como peregrino

Harry Bucknall en el Pireo

Harry Bucknall en el Pireo

Anuncios