“El Festival de la Viandanza es revolucionario porque el caminante es libre y feliz y por ello peligroso” (Luigi Nacci)

“Hay crisis, hay crisis, hay crisis, se nos dice todos los días. Ellos nos dicen que para salir de la crisis, tenemos que correr para ser competitivos, ser más rápidos, más productivos, perpetuamente conectados al sistema.

Algunos dicen, sin embargo, que la crisis es, como una enfermedad, una señal de alarma, que debe impulsar a todos a detenerse y preguntarse a sí mismos de cara a cambiar hábitos y estilos de vida. Tenemos fiebre porque nos quedamos demasiado expuestos al viento, al frío y para sanar nos dicen que tenemos que correr aún más, y sin cambiar nuestra camiseta o camisa, entrar en la tormenta. Sin embargo, nuestras madres siempre nos han dicho que nos tapemos y nos cambiemos de camiseta después de una carrera. Nuestras madres tenían razón, ¿o no?

Creemos que ya no es tiempo de carreras. Tenemos que frenar, parar, quitarnos la camisa empapada de sudor, secarnos, y ponernos una camisa, una chaqueta, sentados en un banco y disfrutar del descanso, reflexionar, hacer espacio para que otros sean capaces de sentarse allí.

Luicci Nacci, responsable del Festival de la Viandanza

Luigi Nacci, responsable del Festival de la Viandanza

En El Festival de Viandanza imaginamos sólo eso: un camino público, accesible a todos, lo suficientemente grande para dar cabida a caminantes, ciclistas, sillas de ruedas, carros con animales, cualquier persona que no tiene prisa, y luego cómodos bancos, de los largos, en los que nos sentamos juntos a los otros, para pensar, hablar, y acabar en silencio. Son cosas simples y difíciles.

Organizamos El Festival de Viandanza porque creemos que los viajeros son revolucionarios: no importa su nombre, su trabajo, su cuenta bancaria, su educación, su lengua, su cultura, ni de donde han salido, ni a donde se dirigen.  Cuenta tan sólo que son hombres y mujeres en camino, frágiles, curiosos, amables, lentos, dispuestos a aceptar y ser aceptados. “Los viajes son los viajeros“, escribe Fernando Pessoa, y queremos empezar por los viajeros, los que más lento vienen, personas que sienten su mochila como si fuera su hogar.

Al no tener necesidad de nada más allá de un poco de ropa y un par de zapatos, no son fáciles de chantajear, el dinero no los puede comprar, ningún poder les puede llegar a halagar. Esta libertad los hace peligrosos, imposibles de encasillar, de marcarles una frontera.

Por eso, nuestro Festival de Viandanza, es un festival peligroso. Somos peligrosos, y somos contagiosos. El año pasado empezamos el contagio, gracias a los transeúntes peligrosos como Paul Rumiz, Erri De Luca y muchos otros, este año queremos causar una pandemia. Para ello, llamamos a decenas de transeúntes infectados y contagiosos, como Moni Ovadia, el Têtes de Bois, Sergio Staino y muchos otros que pronto estarán con nosotros. Con el fin de causar una epidemia de estar por todas partes con fuerza, vamos a necesitar a todos. Nos encontrarán en Monteriggioni, del 31 de mayo al 2 de junio, bajo la sombra de los olivos, o vagando por los bosques cercanos, o bajo el sol, polvorientos, cansados, pero con una sonrisa, porque, como dice Bruce Chatwin, “estar en ruta es la mejor manera de curar la melancolía”.

Cuantos más seamos, más peligrosos seremos”.

Luigi Nacci

Director artístico del Festival de Viandanza
http://nacciluigi.wordpress.com
http://www.viandanzafestival.it

Entrevista con Luigi Nacci: http://www.nelcuoredeigiorni.tv2000.it/da-monteriggioni-la-storia-di-luigi-nacci/2012/06/14

Luigi Nacci (Trieste, Italia, 1978) es periodista escritor, y organizador de eventos culturales. Organiza establemente actividades culturales y festivales (actualmente el Festival della Viandanza, en Toscana, y Magic, en Udine). Es un caminante (enamorado del Camino de Santiago, sobre todo), por eso es uno de los fundadores de “Il Movimento Lento”, una guía de “La Compagnia dei Cammini”, y tiene una columna sobre el caminar: ‘Viator in fabula’.

Anuncios