Cristina Menghini: “Las instituciones públicas sólo piensan en la Via Francigena según su retorno económico”

Dice ser una peregrina más, una caminante más. Pero hablar de la Vía Francígena, es hablar de Cristina Menghini, un punto de referencia a lo largo del trayecto. Porque Cristina, una mujer de carácter, una auténtica peregrina y caminante, ha hecho de su afición, viajar a pie, su devoción y su profesión. No sólo ha recorrido los 2000 kilómetros de la Vía Francígena. A Cristina le gusta apoyar y difundir los valores del camino a pie, mediante la promoción de las rutas que tienen trayectoria personal, como el Camino de Santiago o la Ruta del Sol en Brasil a través de uno de sus proyectos: CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: Tú que eres una gran peregrina y caminante, ¿qué diferencias encuentras entre el Camino de Santiago y la Vía Francígena
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): La verdad es que soy sólo una peregrina que ha hecho muchos kilómetros y que ahora está intentando devolver lo que el Camino me ha dado…  ¿Las diferencias entre el Camino y la Vía Francígena? Ninguna si hablamos en términos de espíritu que anima el Camino… muchas en términos de organización y estructuras de acogida  La Vía Francígena cuenta aún con lo básico para los peregrinos, albergues a cada 20-25 kms, sólo 5 mil peregrinos por año. Tal vez por eso se convierte en una experiencia verdadera de peregrinación, donde el encuentro con uno mismo y con los habitantes del camino, son la parte mas sentida del viaje. Me refiero al trecho italiano, pues yo sobre todo me ocupo de esto. Además en Italia el peregrino encuentra una riqueza cultural y natural indiscutible…

Cristina Menghini señalizando la Via Francigena

Cristina Menghini señalizando la Via Francigena

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: ¿Qué es para ti la VIA FRANCIGENA?
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): Es simplemente una oportunidad más para aprender con la experiencia del camino, pues cada vía tiene su propia alma, que lo convierte en especial. En Italia, debido a la riqueza y a la variedad cultural, ese alma se vuelve muy colorida y interesante. El peregrino mientras anda, al no estar distraído por la presencia de muchos otros peregrinos, se convierte en un niño curioso, que busca un mayor contacto con las gentes locales, generando así un importante intercambio cultural, con todos los beneficios que eso trae.

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: ¿Puede llegar a ser la VIA FRANCIGENA tan famosa y tan llena de gente como el Camino de Santiago? ¿Es eso bueno?
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): Yo creo que la Vía Francígena tiene todas las potencialidades para convertirse en algo aún más famoso que el Camino de Santiago, pero la verdad es que espero que eso no pase… En mi opinión  cuando un Camino se llena de gente, como por ejemplo pasa en el Camino Francés del Camino de Santiago en el verano, es posible que se pierda la dimensión de espiritualidad, que el Camino debería garantizar. No es sólo por el numero excesivo de personas, que crea mucha distracción y molestia,  sino también por los demasiados servicios (no siempre útiles y poco “peregrinos”) que se crean en torno a eso. Yo estoy segura de que la Vía Francígena se desarrollará mucho, pero espero que pueda mantener intacta su alma.

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: ¿Cuál es el futuro de la VF?
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): El futuro de la Vía Francígena depende de la determinación con la que los voluntarios y los peregrinos defiendan los valores del Camino, oponiéndose a todas las acciones del gobierno hechas para destruir su “alma peregrina”. Creo que la participación de las instituciones públicas es muy importante para el desarrollo de la Vía, pero ocurre que las personas responsables de esas acciones de desarrollo nunca han caminado, y usan los recursos disponibles pensando sólo en el retorno económico que ese tipo de viaje puede llevar. Muy a menudo las acciones se realizan únicamente para promover el desarrollo del turismo, olvidando las verdaderas necesidades de los peregrinos, olvidando que lo más importante es garantizar la seguridad del trayecto, una buena señalización y un adecuado número de plazas en los albergues en vez de gastar el dinero en promociones, conferencias, renovaciones de iglesias o creaciones de nuevos aparcamientos para los “peregrinos domingueros” (así es como las instituciones llaman a los turistas para justificar el uso de los fondos) Lo que aún no han entendido es que no hay turismo en el Camino si no hay peregrinos, y que hay peregrinos sólo si hay estructuras adecuadas para ellos y un trayecto seguro. Así el futuro de la Vía Francígena está principalmente en la buena voluntad de quien conoce el Valor del Camino, para que mantenga el actual alma y no se convierta en algo puramente turístico. Felizmente en Italia tenemos algunos ejemplos de buena administración en la Región Toscana que, siguiendo los consejos de los peregrinos, está trabajando para garantizar la seguridad de la Vía además de unos servicios adecuados según las necesidades del peregrino. Esperemos que con el tiempo,  otras instituciones sigan ese ejemplo.

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: ¿Hay otras rutas interesantes en el mundo para descubrir como ésta de la VF?
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): El mundo está lleno de rutas, sobre todo si se piensa que cada uno de nosotros puede construir el propio Camino saliendo de casa hasta cualquier lugar. Pero si te refieres a itinerarios culturales reconocidos, hay muchos en Europa así como en el Mundo entero. Sólo Europa tiene 29 itinerarios culturales y hay Rutas en toda el área mediterránea. Y existe la Via de la Seda en China, el Camino de Shikoku entre los templos japoneses, hay 6 caminos espirituales muy bien organizados en Brasil… Imagina lo que puede haber en toda América. El mundo está lleno de Caminos. Sólo se necesita la humildad de caminarlos y la voluntad después de promoverlos.

VIA FRANCÍGENA ESPAÑA: ¿Por qué es necesario hoy día caminar lentamente, para qué es bueno?
CRISTINA MENGHINI (CAMMINANDO SULLA VIA FRANCIGENA): Es la atención a las pequeñas cosas de la vida, que nos ensena a amarla. Caminar lentamente nos ayuda a focalizar esta atención  a apreciar cosas que “corriendo” o yendo de coche nunca veríamos.  Andando lentamente, aprendemos también a apreciar el tiempo, que en la vida cotidiana siempre se nos escapa de las manos; aprendemos a hacer un mejor uso de los sentidos, oler un flor, sonreír a las caricias del viento. El Camino nos ayuda a regresar a nuestra verdadera humanidad, la que infelizmente tendemos a perder en el día a día.

Anuncios