Entrevista con Adelaide Trezzini, presidenta de la Asociación Internacional de la Via Francigena (AIVF)

AIVF_LOGOAVFE: ¿Qué es la Asociación Internacional de la Vía Francigena? ¿A qué se dedica?
Adelaide Trezzini (AIVF): La Asociación Internacional de la Vía Francigena fue fundada en Suiza, en Martigny en 1997, como primera asociación específica de la Vía Francigena, para dar a conocer la Vía Francigena en Suiza, Francia e Inglaterra en donde era completamente desconocida en aquel momento. Sus actividades han sido desde siempre por un lado la búsqueda histórico-cultural porque es, (y tiene que quedar siempre así) un itinerario CULTURAL EUROPEO. Y por otro la ayuda práctica a los peregrinos. Para hacerla revivir era y es necesario hacer CAMINAR a los peregrinos, para que la Vía Francigena no quede sólo como un proyecto cultural-intelectual. Para llegar a este objetivo, la Asociación Internacional de la Vía Francigena (AIVF) ha publicado entre el año 2000 y el 2012, 12 publicaciones ligeras y precisas con especificaciones para los peregrinos.

AVFE: ¿Qué es para vosotros la Vía Francígena? ¿Cuál es su futuro?
Adelaide Trezzini (AIVF): La Vía Francígena era sólo un Camino conocido en Italia. En 2002, la AIVF quiso devolver la dimensión europea a la Vía Francígena, trazando los 800 kms en Francia y los 200 kms en Suiza de caminos peatonales sobre cartografías de 1:50.000 y publicando las Guías Vademécum de Canterbury al Gran San Bernardo y en 2004 las primeras fichas en la Topofrancigena para los peregrinos y enseguida también por Italia.

Pero los peregrinos todavía piden la lista de los alojamientos económicos para poder hacer una peregrinación tan larga. Así la AIVF ha creado con mucha fatiga y paciencia los Dormifrancigena de Canterbury a Roma. Ha sido posible realizar la publicación, porque siempre ha estado convencida del valor histórico cultural europeo. El lema de la AIVF es: “Conocer la Europa de ayer para vivir mejor la Europa de hoy.”

Cuando la AIVF abrió la página web en 1998, muchos peregrinos compostelanos se interesaron por la Vía Francígena por el deseo de hacer nuevas peregrinaciones. En esta ocasión a Roma y después a Jerusalén. Pero hasta el 2006 fueron pocos los pioneros y más de la mitad no llegaban a Roma. Del 1 de enero al 30 de septiembre del 2013, han pernoctado 1.800 peregrinos en las parroquias de Aulla y Radicofani (en Italia) como ejemplo del flujo actual. El futuro de la Vía Francigena es enorme. Aunque sólo espero que no se convierta en algo similar a Santiago en cuanto a la afluencia masiva.

AVFE: ¿Qué queda hoy de la antigua Vía Francigena?
Adelaide Trezzini (AIVF): Queda todavía mucho, como ya he comentado anteriormente. Pero desafortunadamente, tanto las instituciones como los ayuntamientos tienen a menudo intereses diferentes y quieren hacer pasar la Vía Francigena por su localidad. La AIVF lucha desde siempre para dejar a los peregrinos las VERDADERAS vías históricas, con pavimentación romano-medieval, porque son más bonitas, más cortas y más seguras. Por ejemplo, la etapa Pontarlier-Orbe-Lausanne, 35 km menos. La etapa Ivrea-Lago de Viverote (Sur) – Santhià, 5 km menos. En Sarzana – Boca del Magra -Pietrasanta, 6 km menos. En la etapa San Quirico de Orcia – Abbadia San Salvatore, (también por el paso de Radicofani, pero mucho más importante histórica y culturalmente) la AIVF lucha desde 2007 para hacer oficial el trayecto histórico de la Vía Francigena por Monterosi – Borgo di Cesano – La Storta (de 5 a 6 kms menos por ahora) Pero todavía esto requiere mucho trabajo y paciencia, y encontrar otras soluciones para llegar a ello.

AVFE: ¿Porqué hay tantos problemas de entendimiento, sobre todo en Italia, entre diferentes asociaciones personas y tendencias por el verdadero recorrido de la Vía Francigena y otros temas polémicos?
Adelaide Trezzini (AIVF): Después de 10 años de trabajo exclusivamente de voluntariado de la AIVF, el éxito de la Vía Francigena ha llegado. En 2001 nació la asociación política AEVF (Asociación Europea de la Vías Francigenas), que recibe y distribuye el dinero recibido por el Ministerio Italiano de Bienes Culturales, y también de las Regiones italianas que han dado mucho dinero. Ahora muchos millones de euros llegan de la Unión Europea y muchas asociaciones nacen con la esperanza de recibir algo. La Asociación Internacional de la Vía Francigena (AIVF) no puede recibir nada porque es de derecho una asociación suiza y se autofinancia con sus publicaciones y adhesiones de miembros.

Desde hace 5 ó 6 años, todos hablan de la Vía Francigena: medios de comunicación, eventos y acontecimientos gastro-económicos y de otro tipo, congresos en Europa patrocinados por el queso Parmesano y el jamón de Parma…

Muchas asociaciones tratan de hacerse conocer haciendo alguna iniciativa a través de la Vía Francígena y se hacen inscribir como “AMIGOS de la AEVF”. En su página, en 2013 hay una lista larguísima. Como escribe en su tarjeta de visita Giovanni Favari (en el año 2000), de Sena Lodigiana: “no quién comienza sino quien persevera.”

AVFE: ¿Para quién son la Vía Francígena y las antiguas rutas: para los peregrinos, viajeros, viajeros, turistas…?
Adelaide Trezzini (AIVF): En teoría para todos. Y para la Asociación Europea de las Vías Francígenas (AEVF) también para las autocaravanas (camper).

AVFE: ¿Vía Francígena o Romea? ¿Cuál es el mejor nombre?
Adelaide Trezzini (AIVF): Vía Francigena. Vías Romeas eran más bien para las vías orientales o las más tardías en Francia.

AVFE: ¿Qué interés puede tener la Vía Francígena para los españoles?
Adelaide Trezzini (AIVF): Enlazar Roma y Santiago. Pero también para dar a conocer otras vías y caminos de peregrinos del Norte de Europa. Y todos nosotros tenemos que conocer la historia y la cultura de NUESTRA Europa.

San Pellegrino de Gottardo con la Concha Jacobea y las llaves de Roma

San Pellegrino del San Gottardo con la Concha Jacobea y las llaves de Roma antes de ser restaurado.

AVFE: ¿Has caminado por la Vía Francigena u otros caminos similares?
Adelaide Trezzini (AIVF): No. No me ha dado mucho tiempo a caminar sobre la Vía Francigena porque era más urgente primero dar respuestas rápidas y precisas a las preguntas de los peregrinos, siendo en esto verdaderos pioneros. Pero para crear un itinerario pedestre de más de 1.800km, he encontrado informadores en Gran Bretaña, Francia, Suiza e Italia, como mucha policía del territorio, las asociaciones locales, servicios técnicos de los ayuntamientos, etc. Después fui a averiguar personalmente algunos trazos históricos hasta la región de Kent, en Inglaterra, el Pas-de-Calais, (La Leulène), el puerto del Jougne en Suiza y todo en Italia. El resto fue un estudio basado en las cartografías detalladas, comparando todas las guías publicadas de la Vía Francigena, como las de Mónica D’Atti, Masci, las primeras guías extranjeras, etc. Y llamando por teléfono a todas partes para tener confirmación de la factibilidad y utilidad de toda esa información.

Adelaide Trezzini, presidenta de la Asociación Europea de la Vía Francígena

Adelaide Trezzini, presidenta de la Asociación Internacional de la Vía Francígena con su marido Carlo

Adelaide Trezzini, presidenta de la Asociación Europea de la Vía Francígena

Adelaide Trezzini, presidenta de la Asociación Internacional de la Vía Francígena con el San Pellegrino del San Gottardo tras su restauración.

Anuncios