Vía Francígena España llama a todas las Asociaciones de la Vía Francígena a la colaboración positiva y respetuosa

Desde la Asociación de la Vía Francígena en España tratamos de unir a todos los actores importantes de la mencionada vía. A todas las asociaciones, haciendo entrevistas a cada una de ellas. Y lo que surgen son más polémicas entre ellos. Creemos que esto no es bueno. Creemos que esto no es positivo. Creemos que esto hace daño a la Vía Francígena. Y todo esto lo sabe y lo padece el peregrino que anda por los caminos. Sobre todo en Italia.

Yo hice mi propia Vía Francígena. Yo no seguí totalmente el camino oficial ni otros. De hecho ni sabía que existían cuando me calcé las botas. Tampoco lo sabían los peregrinos que me encontré en el camino. Y realmente no importa. Yo hice la Vía Francígena que pude. La más cómoda para mí, sin importarme si Sigerico pasó por allí o no, o si Atila, Carlomagno o Napoleón o  su abuela pasaron por allí. O si era camino histórico o histérico. Y sigo viendo el mismo problema en la Vía Francígena.

El problema no es nuestro. La mayor parte de los peregrinos hacen la Vía Francígena como les parece a ellos y como pueden, divirtiéndose a la búsqueda de cada recorrido. Viendo como los miembros de las diferentes asociaciones en Italia discuten entre ellas, destrozan las señalizaciones, y confunden al peregrino con sus disputas personales sobre quien va a hacer la mejor vía o la vía oficial.

Pongo como ejemplo vivido, el día que estuve alojado en un albergue de peregrinos en Italia. Me sorprendió a mí, y a los otros peregrinos que allí estábamos, ver cómo las personas que nos alojaron, los hospitaleros, (miembros de distintas asociaciones) discutían delante de nosotros sobre el recorrido oficial y su señalización. No fue nada bonito ni constructivo, ni propio del espíritu de peregrinación. He contado más de cuatro señalizaciones diferentes.

Es nuestra intención comentar las cosas abiertamente, sin intereses particulares (puesto que no los tenemos) sobre nuestro parecer al respecto de la Vía Francígena. Yo fui a hacer la Vía Francígena, no la Vía Francígena oficial, la de otra asociación, la de otra tercera o la que me manda a sitios sólo porque hay intereses privados, o la que me manda por las autopistas o caminos cerrados.

Ahora sólo queda que las asociaciones y personas relacionadas con la Vía Francígena se pongan de acuerdo con otras asociaciones para hacer un único trabajo y promoción potente de la Vía Francígena. Que no presuman de colaboración o de paz y que se pongan a trabajar seriamente en ello. ¿Es tan difícil colaborar o trabajar en conjunto? ¿O es que hay otro tipo de intereses ocultos que desconocemos?

Por eso, la Asociación de la Vía Francígena en España hace un llamamiento a todas las Asociaciones, personas o grupos con interés en la Vía Francígena, a unirse en un sólo esfuerzo. A colaborar sin disputas. A trabajar sin faltarse al respeto. A promocionar la Vía Francígena y los Caminos a Roma de manera clara, limpia y dentro de la moralidad y valores exigidos a los peregrinos. 

Yo hice la vía Francígena como pude y a pesar de todo me divertí muchísimo porque el camino que seguí fue el de mi propio instinto y el de mi propio corazón. Y ese era el recorrido “oficial”. Como el de los peregrinos de antaño. Peregrinos, no competidores, ni fundamentalistas.

Raúl Santiago Goñi
Presidente de la Asociación de la Vía Francígena en España

Anuncios