Presentación de la Carta y del evento en España de la RED GLOBAL DE ANTIGUOS CAMINOS

1459175_751923358155483_1425533860_nLa Asociación de la Vía Francígena en España – Camino de Roma, anuncia la colaboración con la Red Global de Antiguos Caminos (Global Network of Ancient Ways) y con su principal impulsor el historiador, arquéologo y antropólogo Giovanni Caselli. Así las cosas, estamos preparando un evento en España para primavera de 2014 en el que se presentará tal Red y su carta de principios que se presentará a las Naciones Unidas y que se puede leer aquí debajo. Invitamos a todos los peregrinos, caminantes e interesados a participar y adherirse a la misma. Para ello pueden enviarnos un correo a francigenavia@gmail.com o bien rellenando el siguiente cuestionario.

RED GLOBAL DE ANTIGUOS CAMINOS

*Carta desarrollada por Giovanni Caselli

Propósito
ESTABLECER UNA RED DE ANTIGUOS CAMINOS PARA CAMINANTES Y CICLISTAS

Misión
El restablecimiento de caminos y senderos libres para crear una red de largas distancias a nivel mundial.

Descripción
VÍAS Y CAMINOS LIBRES PARA ESTABLECER PAZ Y LIBERTAD INDIVIDUAL

En su comienzo, la creación de unos carta o estatutos.
Los humanos, como otros animales, están dotados de forma natural con la habilidad de movimiento, caminando, arrastrándose o nadando.

Evolución y movimiento.
La natural habilidad de movimiento para el hombre, deriva de su evolución, prehistoria y desarrollo social tras 50.000 años. El movimiento bípedo erecto es una de las características que separa la humanidad de sus ancestros en el mundo natural.

La forma humana y su función.
Si los pulmones necesitan aire para que funcione el cuerpo humano, las piernas deben llevar el cuerpo allí donde éste necesite ir para obtener lo necesario para su subsistencia. Por lo tanto, caminar es fundamentalmente natural, como respirar, beber o comer.

Libertad para respirar, para comer y caminar son derechos naturales de toda criatura viviente. (Los Derechos se fundamentan en la Declaración Universal de los Derechos Humanos). Algunos derechos a moverse a través del paisaje ya han sido reconocidos por Ley en algunos países, por medio de caminos diseñados y protegidos incluso si estos atraviesan terrenos privados. En Suecia esto también incluye el derecho a usar rutas naturales como pasos de montaña, crestas y cauces fluviales. Los antiguos caminos han crecido sobre las rutas arqueológicas por el deseo natural de los humanos de viajar, comerciar e interactuar.

El desarrollo de la Sociedad humana.
Las rutas culturales llegaron a través del progreso de la cultura humana tras muchos siglos y miles de años. Ese progreso incluye comercio, el intercambio de cultura, religión y peregrinación, y la necesidad de las personas de moverse a través del medio ambiente para su desarrollo. Tales rutas han sido la base de la socialización desde los estados más primitivos del desarrollo humano, la extensión de la humanidad, y consecuentemente para el desarrollo de las comunidades agrícolas, de la civilización y de la propia cultura.

El derecho a caminar.
Un hombre o una mujer, en su estado natural, deberían ser libres para caminar por toda la Tierra dado que ése es su derecho natural. Allí donde la comunicación natural o tradicional entre comunidades existen, gentes, regiones o naciones, éstas deberían ser desmarcadas y respetadas como parte de la herencia humana.

El desarrollo de los asentamientos y otras infraestructuras como carreteras, ferrocarriles y fronteras, deberían respetar y preservar el derecho a caminar, el cual debería ser el fundamental de los movimientos y un derecho en sí mismo. Allí donde las personas se mueven por su propia energía motora, ese derecho debería ser reconocido y protegido. No son los caminantes quienes se deben resignar al derecho a caminar para garantizar el derecho de una persona a moverse conduciendo un vehículo.

Allí donde existan caminos y rutas tradicionales y antiguas de largo y corto recorrido, éstas deberían ser respetadas y preservadas. Salvaguardar y adecuar caminos y senderos es necesario donde el desarrollo afecta al sendero o camino antiguo o natural. Sobre este principio se asienta el hecho de que las personas son iguales caminando o relacionándose entre ellas y no chocan o entran en conflicto entre ellas, sino todo lo contrario, lo normal es que entren en comunicación con otros, hablen y conozcan a los demás llegando a aprender de los otros: el caminar libremente es un incentivo a la socialización.

Desarrollo económico moderno de la Sociedad y el Derecho a Caminar.
Se puede percibir que los elementos del desarrollo moderno han restringido los ámbitos de la marcha natural y tradicional. Es evidente que las personas dentro de un vehículo se alienan, se convierten en menos civilizadas y más agresivas, en un peligro para los demás. La socialización en términos igualitarios es la fundación de una vida civilizada. Lo natural es que el caminar ponga a cada uno al mismo nivel social, facilitando la comunicación positiva, basado en que el caminar es igualitario, caracterizado por la acción de moverse de un lugar a otro. Esto trae consigo paz entre los pueblos y hermandad entre individuos.

Nosotros, por lo tanto, proponemos que allí donde la humanidad utiliza vehículos debe renunciar a algunos derechos, de cara a que aquellos que caminan no sean dañados por ningún vehículo y para que se mantenga el tradicional desplazamiento a pie. Esos derechos incluyen el derecho al uso primario y exclusivo de los antiguos caminos y rutas. El derecho a los peatones y caminantes a utilizar tales rutas y caminos debe ser asegurado y protegido. Esto puede ser asumido dado que una persona caminando puede no dañar a otra, mientras que una persona en un vehículo representa un riesgo, lo cual ocurre en todos los casos sin excepción alguna y puede ser por ley una desventaja para las personas que se desplazan a pie. Debería ser la persona que elige desplazarse en un vehículo peligroso la que renunciara a algunos derechos dado que no es un estado natural.

El beneficio humano de la libertad de caminar.
Las características o ventajas de caminar son la lentitud, la posibilidad de hacer altos en el camino, dar la vuelta, mirar en todas direcciones todo esto de modo fácil e inmediato. Permite la observación de los detalles, la percepción incluso de las más mínimas diferencias de un lugar a otro. Le envuelve en un manto de vulnerabilidad, exposición a las inclemencias meteorológicas, un contacto directo con el medio ambiente proporcionándole una enorme comprensión del mismo y el consecuente contacto con el mundo hecho de artefactos, minerales, vegetales, animales y humanos. Por último, caminar genera salud física y mental a todos los individuos.
Al contrario, las personas dentro de los vehículos o detrás de una pantalla se convierten en alienadas y en muchas circunstancias un peligro para ellos mismos y para la sociedad.

Considerando estos principios, propongo que todas las naciones del mundo deberían permitir a las mujeres y hombres que vayan a pie, hacerlo libremente a lo largo de las rutas establecidas internacionalmente de acuerdo con las Naciones Unidas y no deberían ser detenidos por ningún muro, puerta, baliza, zanja, telón de acero, aduana u otro obstáculo, para lo cual realizo esta proposición. Caminar genera conocimiento de lugares y personas y que no puede ser obtenido de ninguna otra manera.

Caminar genera PAZ entre todas las personas de la TIERRA. Todos los caminos, y especialmente las antiguas rutas culturales e históricas son parte de una red global. La principal arteria es la Ruta de la Seda, que en si misma es una red y no una única vía. Propongo que esta red global sea identificada y grabada y debería hacerse como parte del Proyecto de las Redes de la Ruta de la Seda la cual ha sido ilustrada en un mapa.

Invito a todas las personas sensibles a esto, a unir sus esfuerzos para producir una carta que sea presentada a las Naciones Unidas.

Giovanni Caselli

Anuncios