Revolución es caminar a “Passo Lento” con dos burros y un perro desde Italia a Santiago y volver a Roma

IMG_5654Que el Camino (da igual si es el de Santiago o la Vía Francígena) cubre al peregrino con su manto de protección, es una obviedad. Esa es una de las razones por las que dos personas con dos burros y un perro atraviesan el norte de Italia, el sur de Francia y el norte de España para llegar hasta Santiago de Compostela. Jessika Labrador (española) y Massimo Baccarin (italiano), se encontraron en el Camino de Santiago hace unos años. Ella, saliendo de varias crisis personales, entró en el Camino buscando ese manto de calor y seguridad. Él ofrecía como hospitalero en Estella (Navarra) ese manto a quienes lo necesitaban. Desde entonces el Camino de Santiago entre Italia y España es su vida a “passo lento“.

Torreglia está en el Veneto. Desde allí salieron Jessika y Massimo (humanos), Antonella y Nerón (burros) y Pedro (perro) casi en silencio con el apoyo de su asociación llamada “A Passo Lento”  y que trabaja entre otras cosas, sumando el cariño de los asnos con el cariño de los niños discapacitados quienes disfrutan con el calor de estos amables animales. Llevan más de 6 meses en los caminos de Italia, Francia y ahora España en los que han comprobado que ir con dos burros y un perro.  no es un salvoconducto para conseguir una sonrisa de los demás. Pero sí la de ellos.

Jessika y Massimo son dos peregrinos de Torreglia a Santiago y de Santiago a Roma en su viaje de vuelta. Pero por encima de todo son dos personas que han hecho “flores de sus penas“. Lejos de derrumbarse entre otras cosas por una crisis económica y social que sigue arrasándolo todo como una apisonadora cruel, decidieron minimizarlo todo, su vida, sus posesiones, su paso… Son la viva prueba de que la solidaridad existe. Desconocidos con los que se encuentran por el camino, les ayudan. Porque yendo despacio, caminando lentamente, se descubre la humanidad, la gente se conoce y se une, se eliminan los miedos, los prejuicios y las vanidades de un continente viejo, cansado y necesitado de un gran punto de inflexión y cambio. Ellos también son parte de la revolución personal. Porque son un ejemplo como peregrinos y como personas.

Para saber más:
Asociación A Passo Lento
Camina con nosotros: Facebook de A Passo Lento
Camina con Nosotros
Fieltroñekos



El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios