Maratón Europeo de la Vía Francígena para celebrar su XX aniversario como Itinerario Cultural Europeo.

MARATON_2Este año 2014 se cumplen 20 años desde que el Consejo de Europa incorporara a la VIA FRANCIGENA dentro de sus Itinerarios Culturales Europeos, equiparándola por ejemplo al Camino de Santiago. Por eso, los países por la que pasa la Vía Francígena, sobre todo Italia, se han volcado en preparar diversos actos y eventos para celebrarlo.

Así por ejemplo, en la localidad italiana de Acquapendente, situada a unos 132 kms. al norte de Roma, el primero de junio se va a celebrar el SEGUNDO MARATÓN EUROPEO SOBRE LA VÍA FRANCÍGENA en lo que ellos denominan una actividad lúdico motora. El recorrido se llevará a cabo entre las localidades de Acquapendente y Montefiascone, kilómetro 100 de la Vía Francígena para llegar a Roma. El paisaje, en el Lacio italiano, recorre bordeando el Lago de Bolsena, uno de los más importantes del Sur de Europa.

Asimismo, desde el día 30 de mayo y hasta el 2 de junio, se celebrarán diversos actos conmemorando el vigésimo aniversario y que contarán con la presencia de diferentes miembros del Consejo de Europa.

criptaAcquapendente, cuyo nombre proviene de las numerosas cascadas que cuenta, es llamada la “Jerusalén de Europa“. Y es que en su Catedral del Santo Sepulcro, construida durante los siglos XI y XII, y en concreto en la cripta, realizada en el siglo X, se conservan supuestamente algunos fragmentos atribuidos a la columna en que fuera flagelado Jesucristo y un sagrario donde reposa la reliquia del Aula de la pretoría de Jerusalén, y sus paredes se decoran mediante un conjunto de frescos que datan del siglo XIII. Está cripta se levantó sobre un primitivo templete de las mismas dimensiones del Santo Sepulcro por lo que se denomina la “Jerusalén de Europa”.

Tanto Acquapendente como la vecina Bolsena, son lugares de gran importancia mística en la Vía Francígena italiana. En Bolsena, según la tradición católica, se celebra el milagro de 1263 en el que un sacerdote durante la celebración de la Eucaristía en el sitio de la tumba de Santa Cristina habría sido acosado por la duda. Para convencerlo Dios hizo manar sangre de la hostia ya consagrada, sangre que se esparce sobre los corporales y el altar. El papa Urbano IV, que en ese momento se encontraba en las cercanías, en Orvieto, fue informado y envió al obispo Giacomo para recopilar datos sobre el suceso y traer las pruebas de lo ocurrido. Tras el examen de las evidencias el papa promulgó la celebración católica del Corpus Domini o Corpus Christi.

MARATON_2

Anuncios