Roberto por la Via Francigena en bici por la bella Toscana hasta San Miniato: Siena, Monteriggioni, San Gimignano.

Tras llegar a la puerta de la Toscana desde el sur, en Radicofani, Roberto, el madrileño, prosigue con su bici hacia el norte por la hermosa Toscana. Este es su relato.

Radicofani ==> San Miniato Basso 198 km (+ 1 día en Florencia)

“Desde Radicofani al primer pueblo importante a Bagno Vignoni, distan apenas 25 kms. A pesar de que el camino es algo complicado para la bicicleta, los campos de la Toscana gratifican tanto esfuerzo. Bagno Vignoni es un curioso pueblo, famoso por su “piscina” que antiguamente hacía las veces de termas de agua caliente, donde dicen que se podían alcanzar los 40 grados. Una pena no poder darse un bañito a pesar del calor sofocante de esta zona. El camino nos lleva por S. Quirico D’Orcia y Buonconvento antes de llegar a la maravillosa Siena, para mí lo mejor y más sorprendente de todo el camino.

Pero para llegar a Siena hay que tener una fuerte mentalidad y no desanimarse, ya que desde bastantes kilómetros divisamos su torre en la lejanía y parece que nos queda poco para llegar pero es una mala pasada que nos gasta nuestra vista. El albergue donde nos darán de cenar y desayunar por la voluntad (Accoglienza ¨Santa Luisa), se encuentra al inicio de la ciudad, no hay que adentrarse dentro de ésta. Siena merece una parada obligatoria, para disfrutar de su ambiente medieval y perderse por sus calles y visitar su maravillosa catedral y gozar de un helado en su plaza, donde se realizan las carreras de caballos conocidas como “Palio de Siena”.

La próxima etapa nos ha hará pasar por dos de los pueblos medievales más conocidos de la Via Francigena, Monteriggioni, un pueblecito encantador amurallado donde los peregrinos tenemos acceso gratuito al museo de armas medievales y subida a la muralla.

San Gimignano y sus atractivas torres que se ven desde la lejanía nos indican que llegamos a un pueblo donde antiguamente se contaban 72 torres y en la actualidad no más de 15. Se dice que quien se lo podía permitir poseía una de estas bellezas.
Hasta San Miniato Basso nos quedan cerca de 50kms, la mayoría llanos con alguna pendiente dura pero por lo general el tramo es llevadero. Una vez llegamos al albergue (Misericordia di San Miniato Basso), nos da la bienvenida su hospitalero y un gran amante del camino, que nos otorgará con un diploma de nuestro paso por dicha localidad.

Aprovechando la cercanía de Florencia (40km) cojo el tren y hago un día descanso y turismo y visito la ciudad para despejarme de bici pero para adentrarme por desgracia en una masificada ciudad llena de turistas”.

-> Entradas anteriores de Roberto

Anuncios