9 razones para no utilizar un GPS caminando. Otras 3 más por las que sí usarlo. ¡Vaya caos!

Preparando la ruta por la Europa Francígena, varias personas me han sugerido llevar un GPS al camino. Mi primera reacción fue la de rechazarlo de pleno. Siempre he usado mapas y me manejo bien con ellos. Sin embargo, cierta flexibilidad en mi actitud me permitió reflexionar sobre ello, investigar, y llegar a una conclusión. Los GPS son extraordinarios y ciertamente útiles. Por eso no voy a utilizarlo. Prefiero perderme, aprender, y llegar a buscar un camino yo solito o con ayuda de personas humanas y algún que otro cartel o indicativo. En mi camino hacia la reflexión he llegado a desarrollar estas conclusiones o razones detalladas de porqué no utilizarlo y alguna que otra por la que sí usarlo. Lo menos, es más.

1. Resulta mucho más divertido aprender a usar un mapa que aprender a utilizar un GPS. El “software” de un mapa siempre será el mismo. El de un GPS
evolucionará y será diferente y tendrás que volver a aprender a usarlo.
2. Un GPS puede no llegar a cumplir las expectativas del caminante. Se espera demasiadas cosas de él que a veces no nos ofrece. Caminos que no existen, rutas no actualizadas…
3. Con un GPS necesitas estar conectado a un servidor o satélite. Con el mapa, el único satélite que necesitarás es la luna. Bueno y a veces el sol. Pero no es un satélite.
4. El GPS bueno, es el caro. El barato no sirve para nada. Y menos si te lo compras en un chino. Estamos en crisis. Mucho gasto innecesario a menos que quieras marcar puntos fijos en donde nacen setas y hongos.
5. Si te pierdes con un mapa, el error no te sentará tan mal. Si te pierdes con un GPS te acordarás del dinero malgastado.
6. Si encuentras un camino difícil con un mapa, te sentirás ufano y orgulloso de ti mismo. Si lo encuentras con un GPS tendrás que felicitar al satélite. Nadie te felicitará a ti.
7. Investigar es más divertido que te lo den todo masticado. ¿No?
8. Con un GPS será más difícil hacer amistades cuando busques un camino o ruta. Con un mapa, si no la encuentras, tendrás que preguntar a alguien y por tanto, estarás convirtiendo el mapa en una herramienta social.
9. Un GPS gasta. Batería, pilas… Un mapa no gasta. Ahorro considerable.

Y ahí van las razones por las que sí usar un GPS si eres un “atrevido” explorador:

1. Si te pierdes con un GPS siempre tendrás alguien a quien echar la culpa. Al propio GPS…
2. Un GPS siempre te hace sentir alguien más importante que quien va sólo con un mapa.
3. Y a veces un GPS te lleva a los sitios. Bueno, bastantes veces…

Mi vieja brújula que me servirá para buscar el Norte. Y el Sur...

Mi vieja brújula que me servirá para buscar el Norte. Y el Sur...

 

Anuncios