De Roma a Santiago en bicicleta: un posible trayecto.

Javier Piris (Zinaztli)Por  Javier Piris (Zinaztli)

Hace ya unos años que cayó en mis manos un folleto sobre la VÍA FRANCÍGENA (Ruta de peregrinación desde Canterbury a Roma iniciada en el siglo X por un obispo inglés) en una feria de turismo. Poca información más pude encontrar y la idea cayó en el olvido. El buen sabor de boca con el que quedé de mi viaje de la Alpi Bike por Italia y varias circunstancias han hecho que  vuelva a planteármela. El mundo es un pañuelo. Un día brujuleando en Internet encontré una persona, Juan-Mambru, que había hecho mi viaje desde Ginebra (Vía Podense) llegando a Santiago. Curiosamente vive en la misma localidad donde yo, y acabé conociéndolo a través del ForoMTB. Después de un par de mails y un café, me comentó que tenía intención de hacer la Vía Tolosana ese año.

Me puse a investigar, el Camino de Arles, también era una buena opción (uno de los caminos de Santiago principales en Francia, bien señalizados y con bastante información). Quedaba unir el puzzle (Francigena+Tolosana). Y apareció la vía Domitia. En el año 2009 la Federación Francesa de senderismo inaugura el GR 653D, y en julio se edita la guía del GR, Sentier vers Saint-Jacques: Montgenevre-Arles. Con esto se cierra el recorrido Roma-Santiago.

Trazado en WIKILOC de la ruta Roma-Santiago

Ver el trazado en WIKILOC de la ruta Roma-Santiago

Itinerario en bicicleta de montaña con alforjas que recorre el Camino de Santiago desde Roma.

Para ello he seguido el siguiente trazado:
– En Italia, la VÍA FRANCÍGENA desde Roma hasta Vercelli, para continuar por Torino y cruzar los Alpes por el Paso de Montgenevro. Pasando entre otras por Viterbo, Siena, San Gimignano, Lucca, Carrara, Piacenza, Pavia, Vercelli y Torino.

– En Francia, la Vía Domitia-GR653D desde el Paso de Montgenevro hasta Arles. Pasando por Briançon, Gap y Sisteron. – También en Francia, la Vía Tolosana-GR653 desde Arles hasta el Puerto de Somport. Pasando por Montpellier, Castres, Toulouse, Auch y Oloron.

– En España, trás cruzar los Pirineos, el Camino Aragonés para conectar en Puente la Reina con el Camino Francés y llegar a Santiago.

– Y el Camino Fisterra-Muxía terminando en el Santuario de Ntra. Sra. da Barca a orillas del Atlántico.

No soy especialmente religioso pero al final uno se contagia de ese espíritu peregrino que no se encuentra en otras rutas. Ir a Santiago se convierte en una escusa para recorrer paisajes, visitar lugares y disfrutar de las sensaciones que te ofrece el viaje. Los Caminos de Santiago ofrecen algunas ventajas que son las que me han empujado a recorrerlos:

– Una red de rutas señalizadas (las flechas amarillas) que cruzan toda la península y Europa, siguiendo itinerarios de gran interés histórico, cultural y paisajístico. Que en muchos casos cuentan con guías e información para poder realizarlas.
– La posibilidad de encontrar alojamiento en albergues y otros lugares ciertamente económicos.
– Encontrar otros viajeros con los que compartir el camino y las experiencias del mismo.

Podría pensarse que después de tantos kilómetros siguiendo las flechas amarillas ya no quedan caminos nuevos por recorrer. Nada más lejos de la realidad. Cada camino es único y completamente nuevo. Las experiencias, los paisajes, las sensaciones y las vivencias siempre son diferentes. Y además, cada año se van abriendo nuevos itinerarios que descubrir, en España y fuera de ella.

La elección de la ruta.

Aunque podría parecer sencillo y que sólo hay un Camino de Santiago, en este caso no ha sido así. Me he encontrado con dificultades al intentar definir la ruta, sobretodo hasta Arlés. A partir de ahí el camino se “oficializa” y desaparecen las dudas. Por ello me gustaría hacer varias puntualizaciones.

– En Italia, al revisar la información recopilada me he encontrado con que no hay un recorrido fijo  de la VÍA FRANCÍGENA sino que hay múltiples posibilidades en función del autor y las diferentes señalizaciones. Como ocurre en España con el tiempo se han ido habilitando variantes para evitar el asfalto. En todo caso el itinerario sigue una idea común y en su momento, sobre el terreno, elegiré una u otra.

– La VÍA FRANCÍGENA continúa en dirección norte hacia Canterbury, cruzando los Alpes por el Paso del Gran San Bernardo. Para seguir hacia Santiago hay dos opciones:

  • En Sarzana desviarnos del itinerario principal, para por la costa, vía Genova e Imperia, pasar a Francia por Ventimiglia-Mentón. A partir de aquí se continúa por la Vía Aurelia-GR653A hasta Arles.
  • En Vercelli abandonar la VÍA FRANCÍGENA, y pasando por Torino y Susa, cruzar a Francia por el Col Montgenevre. Se sigue la Vía Domitia hasta Arles. Esta ha sido mi elección al disponer de más información y, sobretodo, contar con una guía impresa del recorrido.

Visitar Roma, recorrer Italia cruzando la Toscana; cruzar los Alpes; volver a pedalear por los Ecrins; cruzar Francia conociendo el Languedoc y la Provenza; seguir los Pirineos por su vertiente norte para cruzarlos por el Puerto de Somport; hacer el Camino Aragonés (Somport-Puente la Reina), inédito para mi; y llegar a Santiago en Año Santo (2010) uniendo dos lugares históricos de peregrinación. Que más se puede pedir.

Ver la ruta completa Roma-Santiago en Bicicleta
Para saber más de  Javier Piris (Zinaztli)Zinaztli. Cicloturismo de montaña con alforjas

Anuncios